Disfunciones sexuales. Clínica Baeza

Disfunciones sexuales.

Dispareunia: dolor que se experimente durante la relación sexual.
Existe una clasificación según la severidad y las causas son múltiples, pudiendo destacar las cicatrices postparto, prolapsos, malas posiciones uterinas, fijaciones cóccix, vaginismo, compresión del nervio pudendo, vulvo-vestibulitis, cistitis intersticial, infecciones vaginales, procesos patológicos que afecten a las mucosas vaginales, procesos que impliquen severos cambios hormonales como la sequedad vaginal en la menopausia y el postparto, tratamientos farmacológicos…
El dolor que se produce en la región vaginal provoca una reacción involuntaria de defensa de la musculatura del suelo pelviano. Mediante el tratamiento del suelo pélvico ayudamos a descondicionar la relación inconsciente entre penetración y dolor que ha generado la mujer. Así se restablece la musculatura y la mujer podrá mantener relaciones sexuales sin dolor.

 

– Vaginismo: imposibilidad de mantener relaciones sexuales con penetración como consecuencia del espasmo muscular involuntario que se produce en el suelo pelviano de la mujer (hipertonía del suelo pélvico). En muchas ocasiones es pseudo vaginismo, cuando la contractura o espasmo muscular no es tan severa y permite la penetración, aunque sea con dolor. La mujer describe este dolor como sensación de quemazón o ardor.
El vaginismo puede ser:
– Primario: la mujer refiere el vaginismo desde el primer coito y, a menudo, también refiere imposibilidad o dificultad al introducirse un tampón.
– Secundario: la mujer refiere el vaginismo a partir de un momento determinado después de haber tenido experiencias coitales sin dolor.

– Hipotonía del suelo pélvico: disminución de la sensibilidad en el coito, anorgasmia… Es importante que el tono y el volumen de la musculatura del suelo pélvico se encuentren en buenas condiciones ya que se propicia un mayor contacto y fricción entre las paredes vaginales y el pene.
Los embarazos, los partos y las intervenciones quirúrgicas de abordaje vaginal son factores que pueden debilitar la musculatura pelviana femenina.
Por lo que se propone un tratamiento personalizado con la intención de mejorar la sensibilidad y optimizar el resultado de las relaciones sexuales.