Prolapso de órganos pélvicos, Clínica Baeza

Prolapso de órganos pélvicos.

Un prolapso de órganos pélvicos (POP) se define como el descenso de las vísceras que ocupan la pelvis (vejiga, útero o recto). Existe una clasificación de gravedad en función de la severidad del descenso y la cantidad de vísceras afectadas.

Si desciende la vejiga: prolapso pared anterior/cistocele o uretrocele.
Si desciende el útero (o matriz): prolapso apical/histerocele
Si desciende el recto: prolapso pared posterior/rectocele

El síntoma más frecuente es la sensación de peso a nivel vaginal, según el grado incluso puede observarse que éste asoma por la vagina como un bulto. Sea el grado I, II o III, la fisioterapia es recomendable y beneficiosa. En los casos más avanzados no es posible su reducción pero sí la detención de su avance y la reducción de síntomas.
En los casos más avanzados en los que esté indicada una intervención quirúrgica, también será recomendable tratar con fisioterapia, tanto antes como después de ésta.

 

La musculatura del suelo pélvico es la que da sujeción a las vísceras pelvianas, y a su vez, protege a otros tipos de tejidos (ligamentos, fascias….) que también se encargan de sostener las vísceras. Para prevenir futuras lesiones es fundamental mantener en buen estado esta musculatura. Las mujeres con prolapsos tienen menor fuerza de suelo pélvico, por lo que debemos trabajarlo.